5 puntos clave para cambiar un Sistema Crítico y no morir en el intento

Hace unos días, el Ayuntamiento de Madrid anunció que concentrará a los Servicios de Emergencias y Seguridad en lo que se ha llamado “La Ciudad de la Seguridad y las Emergencias”.

Pensando en las implicaciones que estas acciones pueden tener, me puse a recordar todas las veces que cambiamos los Sistemas de Gestión de Emergencias tanto en aquellos que ya eran nuestros clientes, implantando nuevas versiones, como en otros donde conseguimos ganar a la competencia y cambiar su sistema.

sistema critico

Algunas fueron exitosas y otras como no podía ser de otra manera mejorables, pero todas ellas me han enseñado y han servido para sacar estos 5 puntos que según mi experiencia y a mi juicio, desde el punto de vista de la empresa tecnológica, hay que poner foco a la hora de afrontar un cambio de un sistema crítico para una organización:

  • 1.- Chequea y alinéate con los intereses del equipo decisor del cliente: Es muy importante tener claro por qué quieren cambiar y cuando. Ten en cuenta que existen motivaciones “ocultas”; en muchas ocasiones, se utiliza el cambio de la tecnología para implementar o cambiar algunos procesos en la organización, lo que conlleva un mayor “ruido ambiente”, con lo que hay que gestionarlo.
  • 2.- Facilita el trabajo del departamento técnico del cliente: Ten en cuenta que para ellos, es un cambio muy importante, que afecta a su trabajo diario, multiplicándolo durante algún tiempo. Además, cuando vengan los problemas (que te aseguro vendrán) vas a necesitar que estén a tu lado.
  • 3.- Ten en cuenta al usuario final: Piensa que las personas y por ende las organizaciones, somos reacias al cambio. Preferimos “ bañarnos en el barro conocido, que en el Caribe por conocer”. Recuerda que el cambio también puede implicar que tengan que asumir nuevos procesos. Facilita la adaptación, teniendo en cuenta la opinión de usuarios clave e involúcrales en el proceso.
  • 4.- Deja claro al equipo decisor del cliente, a los técnicos y a los usuarios, que ganan con el nuevo Sistema, pero también que cambios van a tener que llevar a cabo. Generar mayores expectativas de las reales siempre es una fuente de conflicto asegurado.
  • 5.- Demuestra que trabajas en solucionar los problemas: Llega ese momento que a nadie le gusta, donde te toca asumir que hay problemas, que las cosas no están saliendo como se habían planificado. Ahora es cuando toca demostrar al cliente por qué hizo bien apostando por ti. Busca soluciones a los problemas, no excusas.

Involucrar y alinear a todos los miembros de tu equipo para conseguir gestionar estos puntos no asegura que todo vaya bien, pero si allana el terreno.

Sin duda hay más puntos a tener en cuenta, ¿cuales son para ti los más importantes?

 

 

1 Me gusta
0 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *